Importancia de las grasas saludables en la dieta de un deportista

En este artículo, exploraremos la importancia de las grasas en la dieta de los deportistas y su relación con la nutrición deportiva.

Descubriremos algunos consejos clave para incluir grasas saludables y optimizar el rendimiento deportivo.

Cuando se habla de nutrición deportiva, es común enfocarse en proteínas y carbohidratos, pero no se debe subestimar el papel de las grasas en la dieta de un deportista.

Las grasas son un nutriente esencial que desempeña múltiples funciones en el organismo, incluyendo el suministro de energía, la protección de órganos vitales y la absorción de vitaminas liposolubles.

Importancia de las grasas en la nutrición deportiva

Las grasas son una fuente concentrada de energía, proporcionando más del doble de calorías por gramo en comparación con las proteínas y los carbohidratos.

Durante el ejercicio prolongado y de baja intensidad, el cuerpo utiliza las grasas como fuente principal de energía, lo que ayuda a preservar las reservas de glucógeno muscular, especialmente en deportes de resistencia.

Funciones de las grasas en la dieta de un deportista

Suministro de energía: Las grasas son una fuente de energía eficiente y duradera. Durante actividades de baja intensidad y larga duración, como correr o andar en bicicleta, el cuerpo recurre a las grasas como combustible principal, ahorrando glucógeno muscular para momentos de mayor intensidad.

Protección de órganos vitales: Las grasas juegan un papel importante en la protección y amortiguación de órganos vitales, como el corazón y los riñones. Además, ayudan a mantener la temperatura corporal y a aislar el cuerpo contra el frío.

Absorción de vitaminas liposolubles: Las vitaminas A, D, E y K son vitaminas liposolubles, lo que significa que se requiere la presencia de grasas para su absorción adecuada en el intestino. Estas vitaminas desempeñan un papel crucial en la salud ósea, la función inmunológica y la salud en general.

Consejos para incluir grasas saludables en la dieta

Priorizar grasas insaturadas: Las grasas insaturadas, como las que se encuentran en el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas y los pescados grasos (salmón, sardinas, trucha), son consideradas grasas saludables. Estas grasas ayudan a reducir el colesterol LDL («malo») y promueven la salud cardiovascular.

Moderar el consumo de grasas saturadas y trans: Las grasas saturadas, presentes en alimentos como la carne grasa, los lácteos enteros y la mantequilla, deben consumirse con moderación. Las grasas trans, presentes en alimentos procesados y frituras, deben evitarse en la medida de lo posible, ya que se ha demostrado que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Equilibrio y variedad: Al igual que con otros nutrientes, es importante buscar un equilibrio y variedad en la ingesta de grasas. Combinar diferentes fuentes de grasas saludables y moderar las cantidades asegura una ingesta equilibrada de ácidos grasos esenciales.

Conclusión

Las grasas desempeñan un papel esencial en la dieta de un deportista, aportando energía, protección de órganos vitales y facilitando la absorción de vitaminas liposolubles.

Al incluir grasas saludables, como las grasas insaturadas, en la dieta y moderar el consumo de grasas saturadas y trans, los deportistas pueden optimizar su rendimiento y mantener una buena salud cardiovascular.

Recuerda que la nutrición deportiva es un enfoque integral, y las grasas deben ser parte de una dieta equilibrada junto con otros nutrientes para lograr los mejores resultados.

Bárbara Sánchez
Bárbara Sánchez

Soy Bárbara Sánchez, me dedico a la consulta privada desde hace más de 10 años compaginando con la docencia universitaria en nutrición deportiva.

He sido nutricionista del Atlético de Madrid femenino, Madrid club de fútbol femenino y CD Leganés en primera división. También de la selección española de Rugby 7.

Núm. Colegiada: MAD00191.